Os séte dões que dá. Cantiga 418.

Traducció

Estribillo
Los siete dones que Dios da,
a su Madre los dio ya.

Y de estos siete dones os quiero ahora hablar,
de como se los dio a su Madre, para que cuantos lo puedan oír
se esfuercen en servirla y se guarden de pecar,
y para que obtenga su gracia; pues bendito es quien la obtiene.

El primero de estos siete dones es para saber
todo bien y cumplidamente, y así complacer a Dios;
este lo tuvo en sí Santa María,por haber venido Dios
a tomar carne en ella, con la que al final nos juzgará.

De muy gran entendimiento el segundo es;
este lo tuvo en sí Santa María, verdaderamente,
por haberla hecho Dios Madre suya, y estar sentada junto a él
en los cielos, desde donde nos envía su gracia.

El tercero fue de consejo, que con mucha razón
lo tuvo Santa María; porque cuantas mujeres
son y serán no tuvieron la bendición
divina como ella; ni otra existirá que la tenga.

El cuarto es fortaleza; y esta la tuvo en sí
tan grande, que por ella el demonio perdió su poder
desde el momento en que Dios tomo carne en ella y se hizo hombre,
pues desde entonces fue quebrantado y el mal encadenado, y jamás se recuperará.

El quinto es el don de ciencia, que la tuvo y muy buen sentido
la Virgen Santa María, que la hizo responder bien
cuando el ángel le dijo que sería madre de aquél
que todo lo mantiene, y ella dijo: "Por sierva me tendrá".

El sexto don de piedad es el que tuvo y lo da plenamente
a cuantos en las grandes cuitas la invocan y la invocarán;
y por tanto los pecadores tienen a Santa María
por abogada ante Dios, y por siempre la tendrán.

El séptimo de estos dones es tener temor de Dios;
este lo tuvo la Gloriosa, pero siempre con amor;
y por esto ella fue Madre de nuestro Señor
Jesucristo, Dios y hombre, quien reinará por siempre.

De donde por estos siete dones le debemos dar
loor y aún más rogarle que nos haga perdonar
de su Hijo los pecados, y que nos guarde de errar,
de modo que allá, en su reino, vivamos con él.


Lletra original

Refrain
Os séte dões que dá
Déus, a sa Madr' os déu ja.

Stanza I
E daquestes séte dões | vos quér' óra departir
como os déu a sa Madre, | por que quantos lo oír
foren punnen en serví-la | e se guarden de falir,
por que sa mercee hajan; | ca bẽeit' é quena há.

Stanza II
O primeiro destes séte | dões é pera saber
todo ben compridamente, | por fazer a Déus prazer;
aqueste Santa María | houv' en si, por que prender
vẽo Déus en ela carne, | con que nos pois julgará.

Stanza III
D' entendemento mui grande, | este o segundo é;
aqueste Santa María | houv' en si, per bõa fé,
por que fez dela sa Madre | Déus, e cabo dele sé
nos céos, onde sa graça | envía a nós acá.

Stanza IV
O terceiro de consello | ést', e con mui gran razôn
o houve Santa María; | porque quantas óra son
molléres nen foron ante | non houvéron bẽeiciôn
de Déus com' aquesta houve, | nen outra non haverá.

Stanza V
O quarto é fortaleza; | e aquesta houv' en si
tan grande, per que o démo | perdeu séu poder dalí
u Déus en ela pres carne | e foi hóme, ca des i
foi britad' e mal apreso, | e ja mais non cobrará.

Stanza VI
O quinto don é cïente, | que houve grand' e bon sen
a Virgen Santa María, | que a fez responder ben
quando ll' o ángeo disse | que do que todo mantên
sería Madr', e diss' ela: | “Por sérva me achará.”

Stanza VII
O sésto don pïadade | é que houv' e há de pran
a quantos nas grandes coitas | a chaman e chamarán;
e porên Santa María | os pecadores la han
ante Déus por avogada, | e por sempr' assí será.

Stanza VIII
O séptimo destes dões | é haver de Déus temor;
aquest' houv a Grorïosa, | pero sempre con amor;
e por aquesto foi ela | Madre de Nóstro Sennor
Jesú-Cristo, Déus e hóme, | que por sempre regnará.

Stanza IX
Onde por aquestes séte | dões lle devemos dar
loores e ar rogar-lle | que nos faça perdõar
a séu Fillo os pecados, | e que nos guarde d' errar,
de guisa que no séu regno | vivamos con el alá.